Busca la perfección en la “esquina caliente”

Beltré ha impresionado a Medias Rojas con su ética de trabajo

Adrián Beltré (izq) es "uno de los mejores en el juego", dijo Dustin Pedroia. (Nati Harnik/AP)

FORT MYERS, Fla. – La tercera base no es exactamente una esquina tan caliente durante las prácticas de fildeo que se realizan en los campos del Entrenamiento Primaveral. Seguro, hay roletazos qué fildear y batazos de línea qué atrapar, pero ¿qué tan difíciles pueden ser esas jugadas viniendo del bate de práctica del coach en lugar de un swing completo de un ligamayorista como el dominicano Vladimir Guerrero?

Lo impresionante acerca del dominicano Adrián Beltré es que siempre hace lo mejor para hacerlo tan difícil.

Cuando los Medias Rojas realizaban la práctica de bateo antes del juego del martes en contra de los Mellizos, Beltré se paró a nivel del pasto en el infield como si un experto en toques de bola con velocidad estuviera en el plato y fildeó un roletazo o línea tras otra por parte del asistente del staff Rob Leary.

No se tomó tiempo para descansar. Beltré no perdió tiempo haciendo un solo tiro flojo a la primera base. En cambio, el dominicano atrapó cada batazo como si se tratara de un juego de postemporada. Por un momento, su compatriota David Ortiz entró en escena y comenzó a conectar los lanzamientos flojos de Leary en dirección de Beltré. Una sonrisa juguetona vendría del rostro de Ortiz, pero ni siquiera eso rompió la concentración de Beltré.

Se trata de un jugador que ha ganado el Guante de Oro en dos ocasiones, y existe una razón más allá de esas manos rápidas, el amplio alcance y el excelente tiempo de reacción. Para encontrar esa razón, tienes que observar la forma tan seria en que Beltré toma esas prácticas de fildeo toda la primavera.

“Fildea un millón de roletazos”, dijo el segunda base de los Medias Rojas, Dustin Pedroia. “Nunca he visto a nadie tomar tantos batazos como él. Y lo impresionante es que los fildea parado a nivel del pasto a una mayor velocidad. Está tratando de trabajar en su reacción y ser lo más rápido posible, y es uno de los antesalistas más rápidos que yo haya visto”.

De hecho, Beltré dice que ha tomado menos roletazos esta primavera que en previos años debido a una molestia en el tobillo que lo detuvo un poco en el arranque de los entrenamientos.

“Sí, lo sé. Eso es lo que me dijo”, dijo Pedroia. “Le dije, ‘Estás loco hombre'”.

Ya sea loco, o extremadamente dedicado.

“Cada quien es diferente”, dijo Beltré. “Yo necesito de todo eso para preparar mi cuerpo para la temporada. Algunos jugadores son naturalmente buenos para eso. Yo tengo que trabajar duro. No soy natural. Siempre tuve el potencial para ser un buen tercera base, pero he trabajado duro porque no es algo fácil”.

Beltré comenzó con la exhaustiva rutina, según recuerda, a cinco años de haber iniciado su carrera. El quisqueyano cometió una marca personal de 29 errores en 1999, a la edad de 20 años, pero no ha cometido más de 19 pifias desde que tuvo 20 errores en el 2000.

“Siempre traté de trabajar duro en ligas menores”, dijo Beltré. “Pero traté de incrementarlo cuando llegué a las Grandes Ligas. Trato de hacerlo cada vez con más intensidad desde el 2002, ’03, ’04, ’05, y así lo seguiré haciendo. Se ha convertido en toda una rutina que me gusta llevar a cabo para ser cada vez mejor”.

El coach de la tercera base de los Medias Rojas, Tim Bogar, tiene una rara perspectiva cuando se trata de Beltré, habiendo sido su compañero de equipo por un breve periodo en 2001 y ahora trabajando como su instructor del infield.

“Nunca lo vas a poder saturar de trabajo”, destacó Bogar. “Está preparado para lo que venga. Es algo agradable para ver, especialmente durante la primavera, cuando tienes a un grupo de jovencitos mirando. Cuando ves a un pelotero que ya lleva tiempo en Grandes Ligas haciendo la clase de trabajo que él hace, ciertamente es una gran influencia para nuestros jovencitos”.

El manager Terry Francona se ha mostrado bien satisfecho con la ética de trabajo del dominicano.

“Les diré una cosa, este muchacho realmente quiere jugar. Quiere jugar todos los días. Es un muchacho que trabaja duro. Creo que ha sido bendecido con un gran instinto en la tercera base, pero toma más roletazos que ningún otro jugador que yo haya visto”.

Tomado de lasmayores.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *